Guía para viajeras embarazadas

El embarazo plantea muchas dudas en las mujeres. Algunos hábitos sufren cambios, como en el deporte o la alimentación y por eso hoy vamos a ver algunos tips en relación a los viajes.

Lo primero que vamos a dejar claro es que estar embarazada NO es impedimento para viajar. Esto, por supuesto, dentro de que la gestación evolucione sin complicaciones, la salud de la embarazada sea buena y que no esté próxima la fecha del parto.

 

 

PERIÓDOS DE RIESGO

El periodo de menos riesgo para emprender un viaje es el segundo trimestre de embarazo (semana 18) cuando el embrión ha superado las dificultades de implantación, el volumen de la tripita no incomoda demasiado a la embarazada y hay menos peligro de sufrir un aborto espontáneo.

Los desplazamientos largos, a no ser que resulten totalmente necesarios, deben evitarse entre las semana 28 y 34, ya que la presión física y psíquica que conlleva un viaje de este tipo puede afectar al estado general de la futura mamá.

Ya pasada la semana 34 es recomendable no moverse mucho. En último caso será siempre el ginecólogo el que decida si es conveniente iniciar o no un viaje en función del estado de la embarazada y la necesidad del desplazamiento.

 

precauciones-al-viajar-embarazada

 

 

CONSEJOS Y PREPARATIVOS

  • Importante llevar a mano tu tarjeta sanitaria y la cartilla del embarazo.
  • Durante el viaje viste ropa cómoda.
  • Las mujeres embarazadas tienen mayor tendencia a marearse cuando viajan, por lo que es bueno llevar a mano algo de comida, como frutos secos, galletas o alguna fruta. Para evitar las náuseas, lo mejor es chupar algo con glucosa, como caramelos. No se deben tomar pastillas, ni chicles, ni jarabes para prevenir el mareo sin consultar antes con el médico.
  • Es recomendable contratar un seguro de viaje, en la medida de lo posible, si la fecha del parto está próxima, de manera que cubra tanto a la madre como al bebé.
  • Para viajes al extranjero infórmate de las normativas en relación a la entrada de mujeres extranjeras embarazadas. Aunque pueda extrañar a muchos, algunos países restringen o limitan su acceso. Y por supuesto valora las instalaciones médicas del país de destino. Nunca se sabe si puede surgir un problema.
  • No haría falta decirlo pero por si acaso: No cargar peso.

 

TREN

El tren es un medio de transporte cómodo en cuanto a la movilidad. Es fácil cambiar de posición, levantarse a caminar y permiten viajar de noche durmiendo

 

AVIÓN

El avión plantea más dudas que el tren o el coche.

Existen algunas restricciones por parte de las aerolíneas, pero no hay una normativa para todas, Dependen exclusivamente de cada una, por lo que tendrás que consultarlo. Con algunas aerolíneas incluso es necesario presentar un certificado médico para volar.

A la hora de facturar, se recomienda solicitar un asiento con reposapiés para mantener las piernas elevadas durante el vuelo y situado junto al pasillo para poder levantarse con facilidad y caminar si las condiciones del vuelo y el avión lo permiten.

Si viajas tras la semana 28 del embarazo, es recomendable hacerlo acompañada, en caso de que necesitaras asistencia.

Por último, recuerda abrocharte el cinturón de seguridad bajo el abdomen, en la zona pélvica y masajear  tus piernas cada cierto tiempo.

 

 

COCHE

Es una buena opción para trayectos cortos, sobre todo si lo lleva otra persona. En los últimos meses de embarazo los médicos suelen desaconsejar la conducción.

Como recomendaciones destacamos parar cada dos horas para estirar las piernas, ir al lavabo y caminar durante diez minutos.

Tal y como indicábamos en los vuelos, la cinta inferior del cinturón de seguridad debe colocarse por debajo del vientre, mientras que la parte superior del cinturón debe colocarse entre los pechos, cruzando uno de los hombros.De todas las opciones, el autobús es el transporte menos recomendable. Sin baño, o de pequeño tamaño, pocas posibilidades de movimiento y con pocas paradas.

Los viajes en barco se consideran muy poco aconsejables para una gestante por los vaivenes de las olas.

 

Si estás embarazada ¡Enhorabuena! Esperamos que estos consejos te animen a seguir haciendo unas de las actividades más enriquecedoras que hay: VIAJA