Viaja contigo

Un factor importante para dominar el arte del viaje en solitario es elegir el destino correcto. Ya sea un viaje por varios países o una escapada de ciudad, algunas regiones son más adecuadas para la experiencia de viaje en solitario que otras; pero con un abanico tal de posibilidades, lo difícil es saber por dónde empezar.

Muchísimos viajeros tienen recuerdos extraordinarios y únicos de sus viajes en solitario y hay quienes afirman que viajar así es la mejor manera de ver el mundo.
Puedes probar con alguna de nuestras ideas seleccionadas por intereses, porque no a todos nos gustan las mismas cosas…

Lo mejor para la aventura: Sudamérica

Con montañas para escalar, ríos para probar el rafting, ruinas antiguas para descubrir y selvas para explorar, es el destino de aventura más importante. No dejes que su tamaño te intimide: Sudamérica es más propicia para los viajes en solitario de lo que piensas.

Lo mejor para los gourmets: Vietnam

Con permiso de Tailandia, si solo una nación del sudeste asiático pudiera ser coronada como la crème de la crème por su comida, sería Vietnam. Sutil en sus sabores y excepcional en su diversidad, la cocina vietnamita es un gran atractivo para los viajeros; te sentirás encantado de quedarte en las estrechas mesas intercambiando historias de viaje con un quinto plato de bánh cuốn.

Por todo el país puedes mezclarte con los lugareños, probar platos locales y beber vino de arroz en muchos mercados regionales, mientras que la gran cantidad de puestos de comida callejera y escuelas de cocina fomentan los encuentros sociales en las principales ciudades. Si lo que buscas es un respiro de la muchedumbre no dudes en darte unas caminatas por la colina alrededor de Sapa…

Lo mejor para la autorreflexión: Indonesia (Ubud)

Te encantase u odiases las memorias de viajes solitarios de Elizabeth Gilbert en Eat, Pray, Love, no se puede negar: el centro artístico y espiritual de Bali, donde la autora encontró el amor (y probablemente comió y rezó) sigue siendo un lugar maravilloso para que quienes viajan solos se relajen, reflexionen y recarguen pilas.

Y así podríamos seguir… ya sabes, si quieres desconectar, no hay mejor manera que viajar a tu aire.

Es tu momento, la oportunidad ideal para probar algo nuevo.

Sólo tienes que aparecer con una sonrisa y un pasaporte: nos encargamos del resto.

Contacta con nosotros