Australia, experiencias únicas en la tierra de la aventura

Mares turquesas, exuberantes selvas tropicales y el desierto rojo seco: el impresionante paisaje de Australia es una razón suficiente para visitar este increíble país. Nos enseña las aguas claras del Pacífico, fabulosas para el surf; la Gran Barrera de Coral y la remota costa oeste son solo algunas de las zonas que no te puedes perder.

Rodeada de un puerto natural, la capital de Nueva Gales del Sur está llena de vitalidad y vida, una maravilla en la costa sudeste del país. La emblemática Opera House, Harbour y Bridge hacen que Sydney sea reconocible instantáneamente desde tierra y agua. Más de 140 culturas diferentes, vibrante vida nocturna y un estilo de vida urbano en la playa hacen que esta hermosa ciudad sea como ningún otro lugar en la Tierra.

En Melbourne puedes subirte a sus icónicos tranvías para explorar la arquitectura victoriana y la ciudad está llena de calles cosmopolitas rebosantes de restaurantes de moda. Los fanáticos de los deportes pueden hacer coincidir su visita con torneos de rugby o cricket y además es la sede del Gran Premio de Australia.

El intenso territorio del norte de Australia está tocado por una gran cantidad de entornos naturales excepcionales. Es una tierra que sube y baja con las estaciones, una región de contrastes y color, donde el cambio es la única constante. Te presentará maravillas icónicas como los Parques Nacionales de Kakadu y Uluru-Kata Tjuta (Ayers Rock y las Olgas), donde la flora y la fauna son fascinantemente diversas, con flores del desierto y lirios de loto que florecen repentinamente en medio del polvo y las rocas.

Llamada el “estado del sol”, esta popular y variopinta región es famosa por su estilo de vida informal y relajado, sus gentes amables, sus espectaculares paisajes, gran variedad de restaurantes y bares y la laguna frente al mar. Cairns es también la puerta de entrada a dos áreas del Patrimonio Mundial: la exuberante selva húmeda de los trópicos y, por supuesto, la impresionante Gran Barrera de Coral.

En Darwin ve a Crocosaurus Cove, un santuario para cocodrilos heridos, donde verás algunos de hasta cinco metros. Incluso puedes entrar en una jaula y sumergirte en la piscina mientras los alimentas, si quieres añadir adrenalina.
Darwin es una ciudad en auge con animada vida nocturna, buenos restaurantes y una gran playa. Hay un mercado en la playa de Mindil los jueves y domingos que no te puedes perder, donde los aborígenes locales ofrecen sus prodcutos artesanos.

Australia es un lugar salvaje y hermoso, una tierra cuya paleta de colores de arenas rojas y arrecifes enmarca sofisticadas ciudades y conmovedoras historias indígenas.

Cuándo nos vamos:

Una buena época para viajar es entre diciembre y febrero, coincidiendo con su verano para disfrutar de todo lo que te puede ofrecer. Disfruta dejando atrás el invierno europeo y vuelve cargado de aventuras.

No dejes de...

Admirar la gran barrera de coral en Cairns, conocer a los aborígenes y su cultura o aventurarte a atravesar el desierto de Ayers Rock.

Contacta con nosotros