Rusia, una tierra inmensa de historia poderosa

Desde la dinámica Moscú hasta la romántica San Petersburgo, Rusia es tan atractiva como vasta. Cuna de intrigas históricas y arquitectura fascinante, es un destino verdaderamente único. Es geográficamente el país más grande del mundo, abarca nueve zonas horarias diferentes y tiene una gran variedad de tradiciones y culturas diferentes.

La capital de Rusia es una ciudad enorme y extensa y sin embargo la mayoría de los principales lugares de interés están cerca de la Plaza Roja, donde puedes descubrir la historia de Rusia, desde los carruajes dorados de los Zares hasta el sombrío mausoleo de momificados. Moscú es un lugar animado y vibrante con hoteles encantadores, restaurantes fabulosos y excelentes tiendas. Maravíllate con los huevos de Fabergé, la colección de carruajes y las joyas de la corona en el museo de la Armería. Visita la galería comercial GUM o pasa una velada en el Bolshoi.

Quizás el monumento más famoso de la ciudad es el Hermitage, el barroco Palacio de Invierno de los Zares que ahora alberga una de las colecciones de arte más grandes del mundo. En la ciudad puedes visitar la isla en el delta del río Neva donde Pedro el Grande fundó la ciudad y construyó la fortaleza de Pedro y Pablo; fuera de la ciudad puedes ver los palacios de verano y los jardines de los gobernantes de Rusia de los siglos XVIII y XIX. El mundialmente famoso Teatro Mariinski es casi obligatorio…

San Petersburgo te encantará de maneras inesperadas. Es una ciudad colorida que brilla, especialmente en invierno, cuando el espíritu festivo reverbera por sus calles estrechas y adoquinadas. Encontrarás la ciudad en pleno apogeo: el ballet y la ópera estarán en su primera temporada y hay muchos festivales y diversiones. Una de las ciudades más fascinantes de Europa, famosa por sus grandiosos palacios, museos y centros culturales, fue fundada por el zar Pedro el Grande en 1703.

Durante más de un siglo, el ferrocarril Transiberiano ha estado transportando viajeros a través de la gran Rusia. El Trans-Siberian Express te transporta con estilo los 10.000 kilómetros entre Moscú y Vladivostok. Comienzas en Moscú, con visitas a la tumba de Lenin y a la catedral de San Basilio. Y luego te subes al tren y emprendes un viaje de dos semanas con muchas paradas fascinantes en un camino que recordarás toda tu vida.

Descubre este país de rica historia inextricablemente unida a  zares y zarinas y sus palacios de cuentos nevados.

Cuándo nos vamos:

En verano; junio, julio y agosto son los mejores meses para viajar ya que las temperaturas son más cálidas y los cielos claros.

 Si lo que quieres es trasladarte a la Rusia de las películas, elige el invierno y abrígate bien…

No dejes de...

Acudir al Festival de las Noches Blancas en San Petersburgo, hacer un crucero por el río Neva o la inolvidable ruta del Transiberiano.

Contemplar las basílicas y los monumentos del Kremlin. y observar los fascinantes monumentos de la era comunista, como las estaciones elaboradamente decoradas del metro de Moscú o el imponente mausoleo de Lenin.

Contacta con nosotros