China, antiguas tradiciones y cultura fascinante

Las riquezas culturales de China y sus 5000 años de historia la ubican sin duda entre los mejores destinos de viaje del mundo. Este país te ofrece un abanico incomparable de experiencias: lugares antiguos, ciudades exuberantes y bulliciosas o pacíficos paisajes rurales prácticamente sin cambios durante siglos. La inmensidad de la Gran Muralla, la historia de la Ruta de la Seda, la modernidad de ciudades brillantes como Pekín, Shanghai o Hong Kong y la tranquilidad de paisajes virginales como el de Yunnan, son la quintaesencia de China.

Pekín se encuentra justo al sur de las estepas de Asia Central, separada del desierto de Gobi por una cadena de montañas verdes. Enorme y extensa ciudad, está coronada por la sección oriental de la Gran Muralla de China. Rica en historia antigua y reciente, la Puerta de la Paz Celestial conduce a la Plaza de Tiananmen, cuya contemplación te será difícil de olvidar. La Ciudad Prohibida es igual de memorable, donde puedes explorar el Palacio Imperial o Gu Gong.

Una de las cuatro grandes capitales antiguas de China, Xi’an fue una vez el punto final de la Ruta de la Seda. Asentada en las llanuras de Guanzhong con el río Weihe fluyendo hacia el norte y las montañas de Qinling hacia el sur, la ciudad tiene una ubicación muy pintoresca.
Xi’an es el hogar de muchos museos y reliquias: su importancia cultural e histórica la ha llevado a ser conocida como un “Museo de Historia Natural”. Aquí descubrirás el Ejército de Terracota o el Mausoleo del Emperador Qin Shi Huang y el Muro de la Ciudad de Xi’an, el castillo más grande y más intacto de la dinastía Ming.

Devuelto a los chinos en 1997, Hong Kong mantiene muchas de sus influencias británicas, combinando a la perfección culturas orientales y occidentales. Un pasado marcado por la prosperidad, las influencias coloniales y la guerra han convertido a Hong Kong en la increíble metrópolis que es hoy, repleta de paisajes y sonidos. Compra antigüedades en el mercado de Stanley, toma el funicular de Victoria Peak para disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad o visita las islas periféricas de Hong Kong en busca de paz y tranquilidad.

El mismo nombre de Shanghai ha sido sinónimo a lo largo de sus 700 años de exotismo, misterio y glamour. Es una ciudad moderna y bulliciosa, el centro del comercio y la industria de China. La arquitectura de estilo europeo, los edificios tradicionales chinos y los elegantes desarrollos modernos coexisten en esta metrópolis cosmopolita, centro del comercio y la industria chinos.
Se considera la capital gastronómica de China: la oferta es enorme y también puede ser bastante exclusiva: Shanghai tiene su propia guía Michelin, algo de lo que no muchas ciudades del mundo pueden presumir.

A pocas horas de Shanghai, encontrarás Hangzhou, que parece a un mundo de distancia de las brillantes luces de la primera. West Lake se encuentra en su centro; rodeado de jardines llenos de flores que se entremezclan con pagodas, pequeños puentes y templos; el área es verdaderamente oriental y ha sido la inspiración de poetas y artistas durante muchos siglos.

La visita a Guilin te llevará a un lugar que se considera la ciudad más pintoresca de China: el impresionante paisaje está perfectamente enmarcado por dos ríos cristalinos y acentuado por las montañas calizas que le dan un telón de fondo incomparable.

En las afueras, alrededor de Longsheng y Yangshuo, conocerás más sobre su cultura y contemplarás algunos de los paisajes más bellos de China. Las terrazas de Longji y sus arrozales forman un espectacular tapiz verde, especialmente en primavera con los campos llenos de agua. Estos pequeños pueblos que salpican colinas sembradas de flores, los búfalos de agua relajados y los pescadores locales paseando en los bordes del río ofrecen un gran contraste con el ajetreo y el bullicio de las grandes ciudades de China.

Encuentra la China que tú quieres: bulliciosa, tranquila, abrumadora, mágica.

Cuándo nos vamos:

En primavera y otoño encontrarás el mejor clima para conocer sus más de 20 lugares del Patrimonio Mundial de la UNESCO, con temperaturas agradables y pocas lluvias, ya que los inviernos se presentan muy fríos y los veranos son muy calurosos.

No dejes de...

Recorrer la Gran Muralla China en sidecar, una experiencia para contar. Encontrar la mezcla de tradición y modernidad en Hong Kong o disfrutar de una puesta de sol en el desierto de Gobi.

Contacta con nosotros