Chile, maravillas en cada detalle

Situado entre los imponentes Andes y el Océano Pacífico, se extiende durante 4.300 kilómetros a lo largo de casi la mitad del continente. No sorprende por su extensión que el país sea una tierra de contrastes; desde los vastos hielos de la Antártida en el sur hasta el árido desierto más seco del mundo en el norte, Chile atraviesa un amplio espectro de diversidad geográfica y cultural. Algunos de los paisajes te harán sentir en Europa, con paisajes que recuerdan a la Inglaterra rural o las Tierras Altas de Escocia.

La Patagonia chilena ofrece los paisajes espectaculares que uno esperaría del fin del mundo. Aquí el continente sudamericano cae en una deslumbrante explosión de islas, glaciares, icebergs y altísimas montañas. Sinónimo de exploración y aventura, Patagonia es el destino perfecto para entrar en contacto con la naturaleza y para los amantes del aire libre.

La Patagonia austral alberga el imponente Parque Nacional Torres del Paine, punto culminante de cualquier viaje al sur de Chile. Es internacionalmente conocido por sus increíbles caminatas y rutas de senderismo, relucientes glaciares, lagos glacio-fluviales y ríos en toda su extensión. El parque está dominado por el macizo del Paine que se eleva sobre el paisaje y alberga una hermosa flora y una gran cantidad de vida silvestre, incluidos guanacos, flamencos y cóndores.

Oscura, aislada, espiritual, salvaje y remota son palabras para describir la misteriosa Isla de Pascua. Formada por una serie de volcanes extintos y sentada en medio del Pacífico Sur, esta isla formalmente abandonada tiene poca flora, incluso menos fauna, especies de peces limitadas y una tierra en gran parte inhóspita, compuesta principalmente por praderas y arbustos. Sin embargo, dentro de este ambiente hostil existe una prueba de una civilización antigua en forma de cientos de estatuas de piedra. Estos ‘Moai’ (rostros vivos) están hechos de piedra encontrada en el cráter del volcán Rano Raraku, algunos miden más de 4 metros de altura y tienen entre 500 y 750 años.

Capital del país, ubicada en el valle central y rodeada por los picos nevados de los Andes: la metrópoli más moderna de Sudamérica, diversa y cosmopolita, Santiago aún ofrece una atmósfera colonial gracias a sus edificios históricos, plazas y barrios céntricos, como Bellavista.
Es un lugar maravilloso para pasear, y cada vecindario tiene su sabor y tono únicos.

El desierto de Atacama, el más árido del mundo, se extiende a lo largo de casi 1.000 kilómetros desde la frontera sur de Perú hasta el norte de Chile y es un campo de géiseres, valles lunares y lagos salados. El centro del desierto es el lugar más seco de la tierra, con áreas donde nunca se ha registrado lluvia.
Por la noche, los cielos despejados proporcionan algunas de las vistas de estrellas del planeta. El oasis de San Pedro es la base perfecta para explorar la región.

En Chile, la aventura es lo que sucede de camino hacia una aventura.

Cuándo nos vamos:

Viaja en otoño e invierno, hasta febrero, cuando el verano de la Patagonia está en un momento fantástico. El clima en la Patagonia es bastante impredecible debido a la corriente de aire del oeste del Pacífico Sur, incluso durante el verano. En los meses de enero y febrero las temperaturas son ligeramente más cálidas, mientras que octubre, noviembre, marzo y abril son más fríos pero sin embargo, menos ventosos.

No dejes de...

Disfrutar de las coloridas montañas de Torre del Paine, atravesar el desierto de Atacama en un 4×4 y llegar al pueblo de Toconao, con sus esculturas de piedra volcánica blanca. Visitar el enorme lago salado de Atacama, un mar de sal interior que data de millones de años.

 

Contacta con nosotros